TAV – El punto ideal de contacto

Facebook
Twitter
LinkedIn
WhatsApp
Email

Los jugadores de pádel deben buscar siempre el punto de contacto ideal, que puede recordarse con el acrónimo “TAV”: Trayectoria, Ángulo y Velocidad.

Trayectoria: La trayectoria de la raqueta se refiere a su movimiento hacia delante después de la preparación. Con un golpe clásico de derecha o revés, la trayectoria comienza baja, se mueve hacia adelante a través de la pelota y termina alta por encima del hombro. Sin embargo, algunos golpes pueden tener una trayectoria de izquierda a derecha o de derecha a izquierda. Por otro lado, con un golpe cortado, la trayectoria tiende a ser de arriba hacia abajo.

Ángulo: El ángulo de la cara de la pala al hacer contacto con la pelota es otro factor importante a tener en cuenta. Se puede entender vertical, horizontal y lateralmente. El ángulo determinará la dirección y el efecto de la pelota.

Velocidad: La velocidad de la pala a través del punto de contacto también afecta al golpe. Por ejemplo, una velocidad más lenta con un ángulo ligeramente más abierto puede marcar la diferencia entre un slice normal y un drop shot.

Combinando “TAV”, los jugadores de pádel pueden controlar la dirección, la altura, la longitud, el efecto y la velocidad de la pelota. Entender cómo funcionan juntos estos elementos es la clave para generar el golpe deseado.

Scroll al inicio